Rusia podría tener preparada una respuesta instantánea y verdaderamente contundente al posible abandono de Estados Unidos del acuerdo soviético-estadounidense de destrucción de misiles balísticos de medio y corto alcance firmado en 1987.

Si los estadounidenses vuelven a instalar misiles balísticos de alcance medio en Europa, Rusia podría desplegar armas similares en la región del Ártico, desde donde el tiempo de vuelo hasta las instalaciones estratégicas de EE.UU. sería más o menos el mismo, entre 7 y 10 minutos.

Los costos de este plan serían mínimos, especialmente si se utiliza para ello los territorios de islas rusas como la de Kotelny, en la cual se ha instalado últimamente una de las cuatro agrupaciones tácticas de la Flota del Norte rusa.

https://vpk-news.ru/articles/39640

Ver la entrada original