Un equipo de investigadores consigue regenerar recuerdos y habilidades de aprendizaje de ratones ancianos, inyectando en su cerebro sangre del cordón umbilical humano y particularmente, una proteína tomada de la sangre.

Ver la entrada original 267 palabras más

Anuncios